Una mamá profesional

una-mama-trabajadora

La semana pasada tenía que recibir una llamada de trabajo realmente muy importante para mi y mi futuro profesional (O igual no tanto, pero era nuevamente esa sensación de sentirse útil en un ambiente distinto a casa, ya saben “el trabajo”). Estuve toda la tarde nerviosa esperando la llamada que no llegó hasta las 8:20 de la tarde, en el momento en donde en una casa con niños pequeños suele ser la hora del baño.

Claro, en una oficina es el momento de “voy a hacer ahora estas llamadas antes de irme”.

Metí a mis dos hijitos en la bañera, jugando como todas las tardes (pusimos color azul y espuma, tenía  media hora como mínimo asegurado para recibir esa llamada).

Me fui al salón, cerré la puerta y recibí la llamada de un inversor extranjero que realmente no hablaba muy bien el español, por lo cual comprenderlo era un tema, hablabamos de lo que necesita su empresa y si yo era la persona indicada para realizar aquel trabajo. A los 15 minutos escuche los primeros gritos:

-Mamaaaaaaaaaaaaaa! Mamaaaaaaaaaaaaa!

Hice de cuenta que nos los escuchaba y seguían cada vez mas agudos:

-Mamiiiiiiiii veniiiiiiiiiiii!

Hasta que los ví, a través del cristal de la puerta del salón, estaban desnudos, con frío y completamente mojados, igual que el pasillo de casa y el baño en el cual los había dejado jugando como angelitos.

Tuve que cortar con aquel buen hombre  de sinceramente un espantoso español y decirle que estaba liada con los niños que a aquella hora me era difícil hablar me entendió perfectamente y quedamos para hablar hoy.

Esa noche dije y pensé cosas que una buena madre ni dice, ni piensa.

Hoy hemos hablado por teléfono por la mañana, estaba sola en casa y he hablado como una profesional alto claro mientras todo mi estudio estaba en silencio.

Y al cortar el teléfono, me he sentido estúpida y presumida de mi “Normal vida de trabajadora” o algo así, me sentí mal sobre las cosas que dije y pensé la noche en la cual tuve que cortar el teléfono, pero me sentí aún peor porque acababa de tener una llamada telefónica importante de trabajo y eso no significaba nada.

No voy a caer en eso de ser madre es un must como un video que rondaba hace tiempo en las redes, porque en estos últimos 5 años no he aprendido a hacer veinte cosas a la vez bien, es mas llevo cuatro o cinco y las llevo bastante reguleras a todas, no soy una mujer mas interesante para el público en general, ya que me paso la mitad de mi vida hablando y viviendo por mis niños lo cual para el resto de humanidad que no tienen hijos soy aburridisima, estoy un tanto desactualizada de l avida laboral… y por ultimo me arreglo en general mucho menos que hace cinco años.

Pero ser madre me ha convertido en mejor persona y eso es indiscutible, me ha convertido en una persona empática (y juro que no no sabía exactamente lo que eso significaba) soy una trabajadora muchísimo mas responsable y eficiente de lo que nunca en mi vida he sido. Si alguien no puede verlo, mejor que no me lleve a trabajar a su lado a las 8:20 de la tarde así yo puedo estar bañando a mis hijos con espuma azul.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *